Antonio Font Mas interviene como representante de la Comisión Negociadora del Convenio Colectivo Laboral del Sector Comercio de las Islas Baleares, tras cuya reunión telemática, celebrada el pasado 28 de abril, convocada a raíz de la situación de alarma decretada en nuestro país el pasado 11 de marzo, se llegó a un acuerdo entre sindicatos y patronal para, en un ejercicio de responsabilidad, retrasar la subida salariar acordada en el vigente convenido del sector comercial prevista para este año 2020. En la videoconferencia estuvieron presentes por parte de AFEDECO Antonio Gaya, Antonio Vilella y el propio Antonio Font  Mas; José Noguera y Agustín Linares (PIMECO); Jordi Bosch (ASCOME-Pime Menorca); José Javier Marí  (PIMEEF); Bladimiro García y José García (FeSMC-UGT); Carmen Mª Carmona y Silvia Montejano (Federación de Servicios de CC.OO); y Francisco Melgarejo (Federación de Servicios de USO).

Se trata del primer convenio en España que pacta la congelación salarial de los trabajadores, motivada por las consecuencias de la pandemia del COVID-19. Por unanimidad se acordó retrasar hasta 2021 la subida del 3% que estaba acordada para este año. El convenio actual, que tenía una vigencia hasta el año 2023, se amplía así un año más, hasta 2024, para poder completar la subida pactada en su día.

Este aplazamiento proporciona facilidades al empleador y supone, además, una cierta garantía para los trabajadores del sector puesto que de este modo resulta más viable la continuidad de los puestos de trabajo. Esta congelación de salarios debe tener una repercusión positiva en el fomento del empleo sectorial, siendo indispensable para ello que la mayoría de las empresas suspendan temporalmente sus contratos o que reduzcan temporalmente las jornadas laborales de sus trabajadores, antes de adoptar decisión drásticas orientadas a la extinción de contratos, siempre y cuando sea posible para el empresario.

Artículo de:

Antonio Font

Abogado y graduado social.

Ver artículos de este abogado